logo

TJ (664) 900-6106 / SD (619) 488-2120

Av. Sirak Baloyan 1935, Zona Centro, Tijuana

Artículos de Interés

Sobre el Bruxismo (Apretar y Rechinar)

On June 3, 2017

By

¿Aprieto? ¿Rechino mis dientes? ¿Cómo lo puedo saber? ¿Cuál es la diferencia entre una y otra después de todo?

Estas son preguntas importantes que algunos de ustedes pudiera haberse hecho. A otros, sus dentistas pudieron haberles dicho que lo estaban haciendo, por lo general seguido con la  recomendación del uso de una guarda o protector nocturno. En algunas circunstancias, el dentista que detecta signos de apretamiento y rechinamiento también puede recomendar coronas, tratamiento de ATM (articulación temporomandibular, localizado justo a un lado de tu canal auditivo), limar algunos de los dientes, entre otras cosas. Estoy de acuerdo con todos estos tratamientos como un alivio para alguien que sufre de este malestar y también me gusta llegar a la raíz del problema, el saber por qué mi paciente está apretando y rechinando.

Entonces, empezaremos con el título del problema y tomarlo desde ahí. Si juntas tus dientes y todos los superiores  e inferiores están en contacto y permanecen en ésta posición, eso es apretar. Si, mientras detienes ésta posición sin separar los dientes, empiezas a mover tu mandíbula hacia atrás, adelante, hacia la izquierda y hacia la derecha, aunque sea un movimiento menor, entonces esto es rechinar. Y un bruxista es el paciente que hace la combinación de los dos. Sencillo, no es así? En mi opinión, no se puede ser un rechinador sin ser un apretador.

De acuerdo, entonces regresemos a la definición de apretamiento. Toma en consideración que tus dientes superiores solo deben de hacer contacto con los dientes inferiores mientras 1) masticas, 2) tragas comida, líquidos o saliva y 3) si estás utilizando una guarda protectora, como en el deporte y 4) cuando tu mandíbula busca su “posición de descanso”, movimientos laterales y prognáticos… cosas técnicas que no valen la pena explicar. Entonces esto significa que en cualquier otra situación aparte de estas cuatro, si te encuentras haciendo contacto con los dientes superiores e inferiores,  probablemente eres un apretador. Piénsalo, si mientras lees un libro, manejas, ves televisión, incluso cuando caminas y te encuentras haciendo contacto con los dientes,  probablemente eres un apretador. Entonces; si después de esto mueves tu mandíbula, quizá seas un rechinador  también; esto normalmente ocurre durante la noche.

Signos que puedan indicar que estuviste rechinando durante las horas de sueño:

• Despiertas sintiéndote como que estuviste masticando chicle toda la noche, como si hubieras levantando pesas con tus músculos de las mejillas (es raro, lo sé), sientes todo tu cuerpo relajado y listo para empezar el día pero sientes la boca cansada.
• Observas señales de desgaste en las superficies de los dientes donde se mastica y alrededor de la línea de la encía.
• Tus dientes están sensibles especialmente alrededor de la línea de la encía.
• Empiezas a quebrar dientes, rellenos o coronas
• Tienes dolor de ATM

Si eres valorado por un dentista tradicional y él detecta uno o más de estos signos, entonces recomendará los tratamientos adecuados. Normalmente es algo como lo siguiente:

• Músculos para masticar adoloridos= Guarda nocturna
• Desgaste de dientes= Rellenos o coronas
• Dientes sensibles= pasta dental para sensibilidad
• Dolor de ATM= referido a un especialista de ATM

Ahora, hay que revisar rápidamente por que estarías apretando y rechinando:

1.- Estrés
2.- Ansiedad
3.- Nerviosismo
4.- Ha desarrollado un tic nervioso
5.- Intranquilidad
6.- Reacción traumática
7.- Un relleno dental previo se dejó muy alto
8.- Necesita brackets (maloclusión)

Personalmente, las razones de la #1 a la #6 son iguales para mí. Todas se deben a estar estresado. La #7 y #8 deben ser atendidas. Para mi punto de vista, la razón principal por la que la mayoría de la gente aprieta y rechina los dientes es por estrés. Cualquier tipo de estrés. Lo que sea que nombre, estrés referente: al tráfico, trabajo,  vecindario, asuntos familiares, dinero, amor, pérdida de  un ser querido o su trabajo, en espera de un bebé, ganarse la lotería, gastos, entre otros. La primera pregunta que debes hacerte es: “Que me puede estar estresando?” Si no tienes respuesta, intenta adivinar una. Y este es el paso número 1: Identificar lo que te está estresando. Usualmente es el más difícil de todos los pasos ya que involucra reconocimiento y aceptación individual. El paso número 2 es tratar con ese problema debidamente para bajar tu nivel de estrés. Puede ser algo tan sencillo y rutinario como leer un libro,  ver televisión hasta ir a clases de yoga. Se trata de hacerte consciente de la causa de tu estrés y después tratarlo adecuadamente; si se hace naturalmente, mucho mejor, aunque en algunas casos son necesarios los remedios farmacéuticos o terapia profesional. Esto puede incluir uno o varios de los siguientes puntos:

• Hacer Yoga, meditación o algo similar
• Comenzar tu camino espiritual
• Ejercicios de respiración
• Homeopatía
• Asertividad
• Empezar a comer saludable
• Rezar
• Leer un libro
• Caminar en la playa o entorno natural
• Platicar con una figura religiosa de tu iglesia
• Empezar a practicar un deporte
• Cuidar de tu tracto gastrointestinal (colónicos, dieta apropiada, suplementos, etc.)

Todo lo mencionado arriba se escucha perfecto, pero es más fácil decirlo que hacerlo, no es así? Escoja uno, dos o más que esté dispuesto a empezar y que se pueda comprometer a ellos. Entonces, Yo, como dentista, que puedo ofrecer como tratamiento mientras haces esto? Ofrecerte una guarda nocturna, también conocido como protector bucal.

La guarda no es el tratamiento para el bruxismo; solamente es una solución paliativa mientras trabajas en lo que te está estresando. Lamentablemente, la mayoría de los dentistas piensan que es la solución al problema. La guarda hace dos cosas para ti: 1) previene que desgastes la estructura de tus dientes (vas a estar triturando el acrílico y tendrás que reemplazarlo una vez que lo perfores) y 2) reprograma sus músculos mandibulares y ATM a bajar su nivel/fuerza de rechinar.

El truco es controlar tu nivel de estrés para que no tengas que depender de una guarda durante toda tu vida.

Como nota personal, cada uno de nosotros necesita lidiar con estrés de alguna manera/nivel u otra. Muy pocas personas  llevan una vida libre de estrés; yo solo conozco a un amigo que logra vivir así, Juanito NegroQuemado. Es difícil alejarse del estrés, especialmente si te está esperando a la vuelta de la esquina, en el siguiente semáforo o una vez que llegas a tu oficina. No puedes controlar ninguno de estos factores; es imposible deshacerte de ellos; como no los creaste no los puedes destruir. Lo único que SI puedes controlar es como TÚ reaccionas ante ellos. Como tú cuerpo responderá al estrés… y aquí está la magia de todo esto, tienes poder absoluto sobre tu cuerpo y su reacción. Puedes mirar al estrés en la cara y estar tranquilo ante él, ya que ahora tienes la información y herramientas para trabajar en cómo tu cuerpo responderá a él.

Y mientras tanto, hay que hacer tu guarda.